La dieta cetogénica, conocida popularmente como “keto”, ha ganado mucha tracción en el mundo de la salud y el fitness. Consiste en reducir drásticamente el consumo de carbohidratos mientras se aumenta la ingesta de grasas, lo cual promueve que el cuerpo entre en un estado de cetosis. Durante la cetosis, el cuerpo quema grasa para obtener energía en lugar de azúcares. Para muchos, la dieta cetogénica es más que una moda; es un estilo de vida. Sin embargo, una de las mayores preocupaciones para aquellos que siguen esta dieta es cómo mantenerse en cetosis mientras comen fuera. En este artículo, te brindaremos consejos prácticos para comer fuera sin salirte de la dieta cetogénica.

Planifica con Anticipación

Antes de salir a comer, haz tu tarea. Muchos restaurantes tienen sus menús disponibles en línea, lo que te permite revisar las opciones antes de llegar. Busca platos que se adapten a tus necesidades y, si es necesario, considera llamar con anticipación para ver si el restaurante puede acomodar peticiones especiales.

Opta por Restaurantes ‘Amigables con Keto’

Busca restaurantes que tengan una variedad de platos a base de proteínas y verduras. Los asadores, parrillas y restaurantes que se especializan en comidas bajas en carbohidratos suelen ser una buena apuesta. Estos lugares a menudo permiten más flexibilidad para personalizar tus platos y tener opciones que se alinean más estrechamente con las directrices cetogénicas.

Comunicación clara con el personal

Una vez en el restaurante, no temas explicar al personal tu dieta y tus necesidades. Pide recomendaciones y expresa cualquier duda que tengas acerca de los ingredientes y la preparación de los platillos. Muchos establecimientos están más que dispuestos a acomodar los platos a las peticiones de sus clientes.

Aprende a Personalizar Tu Pedido

No tengas miedo de hacer preguntas y pedir cambios en tu plato. Por ejemplo, si una comida viene con una guarnición de papas o arroz, pide que te las sustituyan por verduras a la parrilla o una ensalada. O, si un plato incluye una salsa azucarada, pide que la sirvan al lado para que puedas controlar la cantidad que consumes.

Presta Atención a las Salsas y Aderezos

Las salsas y los aderezos son a menudo una fuente oculta de azúcares y carbohidratos. Opta por salsas a base de aceites saludables, mantequilla o crema. Las vinagretas simples son una buena opción para las ensaladas, pero siempre pide que sean servidas al lado.

Elige las Bebidas con Cuidado

Las bebidas, al igual que las comidas, pueden ser una fuente inesperada de carbohidratos. El agua, el café y el té son generalmente seguros. Evita las bebidas azucaradas y los cócteles con jarabes dulces. En cuanto al alcohol, ciertas bebidas como el vino seco o el alcohol destilado puro (vodka, tequila, whisky) son opciones más seguras, pero debes consumirlas con moderación.

No Temas al Contenido Graso

La dieta cetogénica es única en el sentido de que promueve un alto consumo de grasas saludables. Esto significa que no debes sentirte culpable al pedir alimentos más ricos como el queso, aguacates o piezas de carne con más grasa. Estos te ayudarán a mantenerte saciado y adherido a las pautas de tu dieta.

Haz Elecciones Inteligentes de Proteínas

Cuando se trata de elegir proteínas, opta por pescados, pollo, carne de res o cerdo. Presta atención a los métodos de cocina: aquellos que están asados, a la parrilla o al horno suelen ser mejores que los empanizados o fritos. Si eliges mariscos, asegúrate de que no estén rebozados o servidos en una salsa repleta de carbohidratos.

Navega con Inteligencia por los “Sides”

Las acompañantes pueden ser un campo minado para los cetogénicos. En lugar de rendirte a los totopos o panes, pregunta si puedes iniciar con un plato de verduras crudas o una ensalada simple. Si decides por una ensalada, asegúrate de que no tenga ingredientes altos en carbohidratos como crutones o frutas.

Considera el Ayuno Intermitente

Si tienes una comida importante más tarde en el día y estás preocupado por las opciones de comidas, considera integrar el ayuno intermitente en tu rutina. Omitir el desayuno o el almuerzo puede darte más flexibilidad en cuanto a las calorías y los macronutrientes para más tarde, manteniéndote dentro de tus límites diarios.

No Te Estreses

Ten siempre en cuenta que seguir una dieta debe ser manejable y flexible. Si por alguna razón consumes algo que no es totalmente “keto”, no te castigues. La consistencia es clave, así que sigue adelante con tus hábitos y tu plan de alimentación normal en la siguiente comida.

Sigue tu progreso en la Dieta Cetogénica

Sigue tu progreso en la dieta cetogénica

Hacer un seguimiento de tu progreso es vital en la dieta cetogénica. Si comes fuera, observa cómo reacciona tu cuerpo. Algunas personas experimentan una salida de cetosis con la mínima desviación de su plan de comidas, mientras que otras pueden ser más flexibles. Conocerte a ti mismo es esencial para mantener el éxito a largo plazo.

Salir a comer no tiene por qué ser una experiencia estresante ni un obstáculo para tu dieta cetogénica. Con un poco de preparación y conocimiento sobre qué buscar y qué evitar, puedes disfrutar de una comida deliciosa y sociable sin comprometer tus objetivos de salud y bienestar. Recuerda, la dieta cetogénica te permite ser creativo y disfrutar de una variedad de alimentos ricos y nutritivos mientras te mantienes en el camino hacia tus metas. ¡Buen provecho!